El „Final Touch“

Cuando haya dominado el proceso de anudar en sus aspectos técnicos varios, será hora de acercarse a la alta escuela del estilo de corbatas. Según ésta debe presionar un poco la corbata bajo del nudo antes de cerrarla totalemente para que quede un pequeño agujerito. El experto lo llama "dimple", que quiere decir hoyuelo. No tiene ninguna utilidad, pero con ese toque la seda parece más voluminosa y el nudo adquiere un aire de ligera elegancia. El "dimple" no se queda durante mucho tiempo en las corbatas de seda estampada, siendo el material demasiado liso por lo general. Funciona mejor con los tejidos más manejables como el jacquard.

La duda es si uno desea introducir el extremo estrecho por el lazo en el caso de que la etiqueta lo requiera. El gentleman inglés lo hará casi siempre, mientras que el italiano prefiere no hacerlo. ¿Y quién tiene razon? Ninguno de los dos porque depende totalmente de los gustos individuales. Nosotros tendemos a preferir la concepción italiana, ya que la prenda de seda se ve más elegante cuando los dos extemos cuelgan libremente desde el nudo.

Los que aprenden anudar la corbata generalmente aprenden también que los dos extremos deben terminar a la misma altura o bien que el extremo ancho debe ser un poquito más largo. También con respecto a eso tienen su propia opinión los italianos. Para ellos es más importante un nudo bonito que cualquier otra cosa. Pero lamentablemente el nudo sólo suele quedar hermoso si se hace partiendo del extremo ancho. Por eso no es estraño ver en Italia que destaca el lado estrecho de la corbata. Si alguna vez se había preguntado el porqué, ahora ya lo sabe.


Le recomendamos los siguientes productos en nuestra tienda: