Cuidar la corbata

Guardar, cuidar y limpiar la corbata

Imagínese que varios días a la semana hiciese nudos en los pantalones de su traje. Ni siquiera planchándolos regularmente podría evitar que se arruinara la tela en muy poco tiempo. En cambio una corbata resiste una y otra vez los nudos Windsor o Four-in-One – y esto a veces durante años. Con un poco de cuidado puede aumentar la vida de la corbata considerablemente.

Es muy importante desanudar la corbata tras usarla. La mejor manera de hacerlo es: aflojar la corbata, quitársela por encima de la cabeza y luego abrirla totalmente. Tras esto, doble la corbata (alrededor de su mano) y déjela así una noche. Generalmente las arrugas ya se habrán quitado al día siguiente y si no, suele ser suficiente con un poco de vapor de la plancha. Si en algún momento hace falta planchar la corbata, ponga una prenda limpia de algodon entre la seda y la plancha y evite planchar los bordes abultados. Siempre debe conservar su consitencia como de tubo.

Es mejor tratar las arrugas sólo con vapor, recorriendo la corbata a todo lo largo con la plancha un poco elevada y separada de la corbata, o sea sin tocarla. Con la humedad del vapor la entretela puede volver a su forma original de nuevo. Otra posibilidad es llenar la bañera de agua caliente y colgar la corbata encima para que le llegue el vapor.

Además uno puede fijarse también con cierta frecuencia en el estado de la etiqueta: si está bien puesta todavía, porque es una lástima cuando se pierde. No se ve muy elegante si está colgando de un solo hilo o si destaca a un lado de la corbata. Con las corbatas Jacquard debe observar cuidadosamente de vez en cuando si se está deshilachando la seda del lado más ancho de la corbata.

Por lo general las corbatas se pueden guardar horizontalmente o colgadas. La única excepción son las corbatas de punto que siempre han de colocarse en posición horizontal para no perder su forma. La solución más barata consiste en una percha para colgarlas. Incluso tres o cuatro perchas no quitan casi nada de espacio en el armario, aunque las corbatas muy lisas se pueden escurrir.

Un poco de orden no le vendrá nada mal, por ejemplo una percha para las corbatas de rayas, una para las de motivos y una para las corbatas de diseño geométrico. También las puede ordenar según colores diferentes. Otra manera alternativa de guardar la corbata es la percha especial para corbatas que tiene una especie de canal para cada corbata. Debe fijarse que la percha no tenga partes muy puntiagudas o afiladas que podrían dañar la delicada seda de la corbata.

Para guardar bien la corbata hay que tener en consideración lo mismo que con los demás articulos textiles: No deben estar muy apretadas para que el aire pueda circular, además necesitan protección del sol, de la humedad, del polvo y a veces también de las polillas. Quién goce de mucho espacio y disponga de un cajón sólo para las corbatas enrolladas, tendrá un mejor aspecto por las mañanas y se ahorrará el largo proceso de andar rebuscando en el armario. Puede doblarlas una vez por la mitad (dependiendo del tamaño del cajón) o simplemente enrollarlas. Esto último facilita la visión al escoger y también protege las corbatas porque estando enrolladas se les quitan las arrugas.

Corbatas de viaje

Hay muy pocos hombres que se lleven corbatas cuando van de vacaciones, siendo lo normal que los acompañen en los viajes de negocios. Para garantizar que la corbata llegue a su destino lo menos arrugada posible, debe envolverla bien y con cuidado.

Un buen método consiste en enrollar la corbata alrededor de la mano y luego guardarla en un rincón de la maleta en el que no se aplaste demasiado. Otro método es meter la corbata enrollada dentro del cuello de una camisa. El tercer método recomienda doblar la corbata por la mitad y ponerla sobre el resto de la ropa que uno vaya a llevarse. También la puede poner debajo de todo ya que ahi estará descansando horizontalmente y plana. La cuarta opción es usar un bolso especial para corbatas al que siempre le caben una o dos de manera segura.

En todo caso no es mala idea llevarse varias corbatas en los viajes de negocios. Si no, puede ser que se manche la única que ha llevado y se encuentre sin otra para ponerse. Muchos de los que viajan sólo llevan corbatas oscuras y por lo tanto menos sensibles, precisamente para minimizar este riesgo. Las corbatas más gruesas de seda Jacquard son una buena elección porque las manchas no penetran de inmediato en el tejido y con un poco de suerte pueden quitarse con alguna herramienta plana sin borde afilado (por ejemplo un cuchillo o la parte contraria a la que corta del cuchillo).

Cómo quitar manchas de la corbata

Qué hacer si en el desayuno le cae yema de huevo a nuestra corbata, o salsa de tomate al comer pasta en la pausa del almuerzo. Regla número uno: Siempre tratar las manchas inmediatamente. En el mundo de los negocios esto no será siempre posible, pero al menos debe tomar unas medidas mínimas de emergencia. Es decir, primero quitar la mancha cuidadosamente, por ejemplo raspar la yema con un cuchillo limpio o la salsa de tomate dando pequeños toquecitos ligeros con una servilleta. Tenga cuidado de no introducir aún más profundamente la sustancia en el tejido. Después hay que seguir tratando la mancha, dependiendo del tipo que sea.

Para quitar manchas de grasa teóricamente uno podría aplicar jabon normal o del de lavar los platos en un trapo limpio y que no tenga una superficie rugosa. El problema es que así se pueden diluir los colorantes de la mancha y extenderse más sobre la corbata, sobre todo si previamente ha mojado el trapo en agua. La opción más segura sería entonces un quitamanchas, pero generalmente uno no lo suele tener a mano. En cambio casi todos tenemos alcohol en casa y no por ello demasiados confían en este remedio.

Si el tratamiento realizado no ha surtido efecto, entonces debe llevar la corbata a la tintorería. Pero antes de hacerlo debe informarse bien en cuál van a tratar sus corbatas adecuadamente, las más baratas no siempre son las mejores. Por ejemplo podrían planchar y aplastar la corbata quitandole así su volumen natural.El caso ideal sería encontrar una empresa especialista de corbatas, donde pueden deshacer la corbata hecho a mano si es necesario, y limpiarla profesionalmente. Limpieza frecuente no le viene nada bien a la corbata así que con manchas pequeñas es más recomendable intentar con tintura o alcohol.

Por eso evite usar las corbatas de seda clara y estampada en los viajes o los business dinners. Incluso the tiniest squirts resaltan mucho en esas corbatas. En la seda Jacquard obscura por el contrario son casi invisibles.


Le recomendamos los sigmientos Productos en nuestra tienda:

0,00