10 Reglas para combinar traje, camisa y corbata

1. Del traje a la camisa y al final la corbata

Siempre parta de la prenda más grande, o sea el traje, y pongalo encima de la cama. Después debe escoger la camisa y ponerla dentro de la chaqueta. Si ya ha encontrado una camisa busque la corbata adecuada siempre siguiendo este orden, de lo grande hacia lo pequeño.

Primero la chaqueta en gris oscuro, luego la camisa en celeste, al final una corbata naranja.

2. Cuidado con los diferentes tipos de estampado

Traje a rayas, camisa a rayas y después una corbata a rayas, no es muy adecuado. Lo mismo ocurre con los cuadros. Es mucho mejor ponerse una camisa de un solo color. Por otro lado puede parecer aburrido con demasiada seriedad: traje azul, camisa azul y corbata azul. Por lo menos la corbata debería poner un acento hacia otra dirección de color más viva. Pero ¿cómo combinamos en realidad cuando se trata de patrones? Una regla básica es:

? Combinar lo estampado con lo liso ? Combinar estampados pequeños con otros mayores

Chaqueta azul a cuadros grandes, camisa de un solo color en celeste, corbata de un solo color en un rojo oscuro

3. Pequeño juego de colores – ¿Qué combina?

Con el traje y la camisa azules puede combinar casi todas las corbatas, sobre todo las de fondo rojo y burdeos. Con el azul casi no tiene que considerar ninguna restricción. Si usa una camisa blanca con un traje azul entonces sería mejor evitar los colores muy chillones al escoger la corbata, dado que el contraste entre azul y blanco es bastante fuerte ya.

La combinación óptima de traje, camisa y corbata, la habrá encontrado cuando exista un buen equilibrio entre contraste y armonía de colores. Los contrastes le dan vida a la armonía y los colores sólidos ayudan para frenar demasiado contraste. Es decir, ni todo del mismo tono ni que parezca que se va de carnaval.

Contraste de colores: Chaqueta en azul marino, camisa en salmón y una corbatas azul a rayas. El contraste adecuado proviene de la camisa salmón

4. Dos veces rayas

La interacción de traje, camisa y corbata es relativamente fácil de entender cuando se trata de dos patrones iguales en las tres prendas. Una camisa de rayas puede verse muy bien con una corbata de rayas si uno escoge rayas de muy distintos tamaños. Lo mismo es cierto cuando el traje y la camisa tienen rayas. Es decir, combinar rayas muy finas con rayas muy anchas pero nunca con el mismo tipo de rayas.

Traje en azul marino, camisa azul/blanco de rayas finas, luego la corbata a rayas anchas. Una combinación perfecta.

5. Dos tipos de cuadros

Esto no es tan fácil de seguir como con los dos tipos de rayas. Aquí es todavía más importante que se distingan lo más posible los dos tipos de cuadros en cuanto a forma y tamaño. Si no, puede resultar muy irritante a la vista.

6. Dos estampados diferentes

Mientras que con dos estampados similares o iguales es importante que tengan tamaños diferentes, con dos estampados distintos ocurre lo contrario. Si se trata de motivos medianos o grandes deben tener el mismo tamaño. Con motivos pequeños es mejor evitar combinarlos. Es decir, una camisa a rayas grandes combina bien con una corbata de motivos grandes, también una chaqueta a cuadros grandes con una corbata de rayas anchas.

7. Tres estampados diferentes

Un tarje de espiga, una camisa a cuadros y una corbata a rayas, ¿se puede? No es sencillo pero en principio si, si las proporciones de los motivos son similares. Es algo más atrevido y en realidad no lo recomendamos.

8. Dos motivos iguales y uno diferente

Es decir, dos veces cuadros y una vez rayas o viceversa, dos veces rayas con cuadros. Es una combinación aceptable si tienen en consideración un par de reglas. Los dos estampados iguales se tienen que distinguir lo más posible y el tamaño del tercero se tiene que orientar a la parte dominante de los otros dos, lo cual generalmente será el traje. Por ejemplo un traje de cuadros escoceses con una camisa a cuadros finos y una corbata de rayas anchas no se ve nada mal, siempre que los colores armonicen.

9. Tres estampados iguales

Combinar tres estampados iguales de manera armoniosa y aceptable no es nada fácil. En este caso tiene que estar todo correcto pero al 100%. Habría que combinar rayas o cuadros grandes con rayas o cuadros medianos y rayas o cuadros muy finos y por supuesto que tiene que estar bien la combinación de colores. Es un asunto para los que se atrevan y que dispongan de un amplio fondo de armario.

10. Para terminar, la regla más sencilla

Si en la selección de su vestuario no se siente muy seguro y si tampoco dispone de un presupuesto enorme, le recomendamos que se quede siempre con lo más sencillo. Pocos estampados para los trajes, camisas de un solo color y seguro que nunca irá mal. El contraste se lo dará entonces la corbata.

Sin riesgo: El acento proviene de la corbata: Chaqueta gris, camisa blanca, ahora hace falta color, por ejemplo una corbata de color vino


Le recomendamos los sigmientos Productos en nuestra tienda: